Archive for the ‘Responsabilidad Social Corporativa’ Category

Clientes de bancos sí. Cómplices de asesinato no.

10 octubre 2011

No hace mucho tiempo entré en un banco a abrir una cuenta corriente y pregunté por su  política de inversiones responsables. “¿Cómo?” me dicen. “Sí, bueno…me refiero a si  este banco puede asegurarme que el dinero que yo deposite en él no va a sufragar negocios que yo no apoyaría. ¿Tienen alguna política de inversión socialmente responsable  o algo sobre RSC relacionado con esto? ” “Pero, señorita” me responde la comercial mirándome extrañada y un tanto airada, “¡no tenemos nada de eso!!”.

Esta conversación no debería haber tenido lugar. ¿Acaso cuando tu vas al mercado no preguntas por lo que vas a comprar? Pues con los bancos sucede igual. Son servicios. Préstamo y ahorro. Hipotecas y depósitos. Un negocio al fin y al cabo. Su materia prima: el dinero. Como cliente, en primer lugar, yo quiero estar debidamente informada. Y tener la seguridad de que esa publicidad maravillosa de campos verdes, hermosas catedrales y niños sonrientes que  no esconde detrás negocios oscuros, ilegales o que producen algo prohibido y dañino.

Pues justo esto es lo que SETEM ha descubierto y sacado a la luz gracias a su campaña “Banca Limpia, somos clientes, no cómplices” y al informe “NEGOCIOS SUCIOS – Los bancos españoles financian a productores de armas”. Y es que, resulta que un total de 18 bancos españoles están implicados financieramente en empresas que fabrican nada menos que armas prohibidas.

Armas que matan a miles de personas inocentes cada año. Armas que, como las minas antipersona o los explosivos de las bombas de racimo, se quedan latentes y  escondidos hasta que una persona la descubre y activa y en el mejor de los casos, si no fallece en la explosión, pierde alguna extremidad. Armas como las químicas y biológicas ya  prohibidas por Naciones Unidas. O armas no prohibidas pero sí controladas internacionalmente como las nucleares o las de uranio empobrecido, pero cuyo polvo tóxico radiactivo posterior afecta a la salud de las personas que lo respiran.

Por cierto, que 8 de esos bancos españoles, han sido los que financiaron las bombas de racimo que la empresa española Instalaza fabricó en 2007 y que en abril de este año 2011 han sido usadas por el criminal de Gadafi contra la población civil en Libia. (anexo Instalaza)

Al menos ahora en www.bancalimpia.com podemos entrar, informarnos y escribir una carta a nuestro banco o a otros bancos. Yo ya lo he hecho diciéndoles que no apruebo este tipo de negocios. Que no quiero que hagan esto en mi nombre. Que soy cliente, pero no cómplice. Que yo, no quiero que mi dinero, ni un sólo euro, ayude a fabricar semejantes artefactos letales. En la web también puedo compartir esta información con mis contactos en las redes sociales e incluso, si lo deseo hacer una donación económica para apoyar otra banca posible y que ONG como SETEM puedan seguir investigando y haciendo de “pepitos grillos” para que todos, incluidos los bancos, seamos cada día un poco mejores y el mundo vaya un poquito mejor.

Hacer este tipo de quejas a través de http://www.bancalimpia.com tienen otra ventaja y es que no tendremos que soportar respuestas de empleados de banca desinformados o que piensan que somos “bichos raros” cuando, antes de depositar nuestros ahorros allí se nos ocurre la “osadía” de preguntarles qué harán con nuestro dinero.

Anuncios

SETEM en Colombia Responsable

20 julio 2011

Martina Hooper, responsable de la campaña ropa limpia de SETEM; Ángel María Garay Echevarría, gerente de Mercado de Dinero Colombia y adjunto a la vicepresidencia de Ausbanc Internacional; John Karakatsianis, director de SI Consulting Sostenibilidad & Int. Foto: Ausbanc

En SETEM fuimos invitados a participar en el encuentro “Colombia Responsable” para hablar sobre la Inversión Socialmente Responsable (ISR) y el consumidor.

Nada más empezar, y viendo los cientos de personas trajeadas  en el público, sentí la necesidad de avisar que no iba a hablar sobre la gama de productos ‘éticos’ que existe ahora en el mercado, ni de lo bien que han hecho las entidades al respecto. Para hablar de la ‘ISR’ (que corre el peligro de convertirse en otro termino más que nadie entiende lo que realmente significa, como la RSC), más bien hacía falta hablar de la Inversión NO Responsable (que sigue como la realidad mucho más consolidada), la falta de conciencia sobre el tema, lo que podemos hacer y lo que estamos haciendo para rectificar esta situación.

Destaqué que aunque hoy haya más bancos con políticas de sostenibilidad, la calidad de estas políticas está por debajo de un mínimo aceptable, faltando compromisos claros, y transparencia. ¿Como explicamos el hecho de que BBVA, mientras que aparece en la página principal del evento con sus $5 mil millones que invertirá en proyectos de Responsabilidad Social este año y su Informe de RSC de nivel A+, es el banco español que más financia la industria armamentística?

Tienen normativas internas que prohíben este tipo de financiación pero han gestionado empresas como Finmeccanica, fabricante italiano de bombas de racimo, participada por la Libian Investment Authority (LIA) que ha realizado recientes negocios con el gobierno de Gadafi, cuyas armas han sido muy probablemente utilizadas en la represión de la población civil de este país de los pasados meses. Todo esto demuestra que su normativa interna es un engaño para sus accionistas y el consumidor en general.

Recordé que la mayoría de consumidores ingresan sus ahorros a las entidades bancarias en buena fe, desconociendo que financian la fabricación de armas controvertidas tales como armas nucleares y minas anti persona por las cuales han muerto más de 10.000 civiles en los últimos 40 años, y que en el mismo Colombia constituye un gran problema, siendo las FARC uno de los grupos que más minas anti-personas han sembrado en el mundo. En las noticias en el avión rumbo a Bogotá me enteré de la campaña de sensibilización ‘Remangate’, en la que la gente tenía que subir una pierna del pantalón en reconocimiento de la lucha contra el uso de estas armas que matan y hieren indiscriminadamente a cualquiera que las pise, y que están absolutamente prohibidas, en todos los lugares, en todas circunstancias. Los ciudadanos de Colombia ya están hartos y quieren hacer algo, igual que mucha gente aquí en Europa.

¿Y que se puede hacer?

Las campañas de SETEM dan a los consumidores una canal para trasladar sus preocupaciones y ejercer presión a las empresas y entidades financieras para que cambien. (http://www.bancalimpia.com)

Mientras tanto, el único modelo de la Inversión Socialmente Responsable que podemos con toda sinceridad promover es el de la Banca Ética. Hemos apoyado su expansión en España, como alternativa a la banca convencional, apoyando iniciativas que luchen por la justicia social, y buscando una rentabilidad tanto social y medioambiental como económica. Por ejemplo la Fundación Inversión y Ahorro Responsable, FIARE, un sistema de Banca Ética implantado ahora en toda España como alternativa al sistema bancario tradicional. Esta entidad es totalmente transparente, participativa, y presta su apoyo a la economía real. O Triodos, que hoy tiene sucursales en Holanda, Belgica, Reino Unido, España y Alemania, y a través de sus fondos de inversión y microcreditos, está presente en 38 paises de Europa del este, Asia, Africa y America Latina. Un estudio reciente mostró que este banco europeo ha mantenido su crecimiento a largo plazo durante 2010, demostrando que la banca ética y sostenible es una respuesta sólida ante la crisis financiera.

En el panel estuvo también Ángel María Garay Echevarría, vicepresidente de Ausbanc Internacional, que destacó los beneficios extraordinarios que tuvieron las entidades financieras durante los años del casino financiero, y su papel en la crisis mundial, por lo cual no pueden actuar como un proveedor más, primero porque tienen el dinero de los ahorradores, y luego si les va mal, si gestionan mal, todos tenemos que girar dinero para salvarlos. Aunque aplaudió las iniciativas de la Banca Ética, indicó que aún no ha logrado calar entre los consumidores. Más del 60% de las personas nunca han odio hablar de la ISR, lo que evidencia el desconocimiento que existe frente al tema y la confusión entre solidaridad y el concepto de ISR. “Hasta hace un tiempo se ha hablado de ISR como un nicho de mercado, ahora se han dado cuenta de que debe ser una nueva filosofía que inspire la gestión global de las empresas”. El cierre del panel estuvo a cargo del socio fundador y gerente general de Estrategias Corporativas S.A, Luis Gallo quien añadió que hoy ya no solo se habla de inversiones socialmente responsables, sino también de inversiones socialmente rentables, y que ambos objetivos pueden estar juntos.

Terminé recordando, de nuevo, que lo que hace una entidad ‘responsable’ es la totalidad de su impacto, no actos solidarios ni productos éticos sueltos. Nos alegramos de los avances y los logros, pero mientras que haya incongruencias en el sistema, seguiremos criticando de manera constructiva, y fortaleciendo los actores de la sociedad civil para que puedan opinar e incidir. Es nuestro papel y parte importante del progreso hacía una inversión realmente responsable. La crisis está despertando una visión más global en la gente, y un nuevo interés por temas de transparencia, y, junto a las nuevas tecnologías y redes sociales, ahora les es posible informarse y conseguir las herramientas para hacer algo.

Si buscas “dinero y responsabilidad” en Google, te sale mil páginas sobre como enseñar a tus hijos a ahorrar, a invertir, y a gastar, para rendir el mayor beneficio posible. En ninguno hace mención al hecho de que esos ahorros, inversiones o gastos pueden tener un impacto más allá de tu propia felicidad, para otras personas, en otros países. No es nada nuevo que el capitalismo es egoísta, pero entonces ahora que vemos que nos está afectando a todos, ¡a lo mejor nos ponemos las pilas!

SETEM toma la palabra en Santander

29 junio 2011

El pasado viernes 17 de junio y con motivo de la celebración de la Junta de Accionistas del Banco Santander, Annie Yumi Joh, responsable del área de Finanzas Éticas,  se trasladó hasta la capital cántabra para denunciar cara a cara la reprochable conducta que mantiene desde hace años esta entidad financiera.

SETEM denunció ya el pasado mes las inversiones realizadas por el Grupo Santander, entre otros bancos, en el sector armamentístico, y destacó las municiones de racimo, las armas nucleares y las de uranio empobrecido que se han dedicado a financiar inmoralmente.

La intervención, en la que también participó Jordi Calvo, responsable de Campañas del Centro Delàs de Estudios por la Paz de Justícia i Pau, corrió a cuenta de SETEM y su campaña Banco Santander sin Armas y, por supuesto, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, negó las acusaciones de las que fue objeto pero no dio ninguna prueba que demostrara lo contrario.

Más información:

  • Noticia + Vídeo + Intervención completa en la Web de SETEM MCM

Información sobre inversión del Banco Santander en armas prohibidas en:

Un debate creciente

20 abril 2011

Hace poco leí en un artículo el lanzamiento por parte de una conocida caja (Catalunya Caixa), de un nuevo depósito que especula con alimentos. Tras la información, se sucedían numerosos comentarios de internautas. Encontré otra crítica similar en un blog de un conocido medio de comunicación y también en éste los lectores habían hecho sus aportaciones.

Quizás pueda parecer un gesto cotidiano y sin embargo, desde hace relativamente poco tiempo se apunta con mucha claridad hacia esas figuras intocables que han sido, y en algunos casos siguen siendo, las entidades financieras. Pero en mi opinión,  es realmente esperanzador que estas informaciones tengan cada vez más cobertura (aunque todavía haya muchas limitaciones)

Es un debate creciente en el que SETEM aporta desde hace ya muchos años su grano de arena a través de su línea de acción en Finanzas Éticas, su iniciativa “Exige responsabilidad al BBVA y al Santander“, “Error 104, error en el sistema” o uniéndose a campañas como “BBVA sin armas” y “Banco Santander sin armas“, proporcionando información completa sobre el destino del dinero de los clientes ( no sólo aquella que sirve para crear una buena imagen ) y otras alternativas.

Todo comienza por las viñetas…

31 marzo 2011

 

Viñeta de Idígoras y Pachi publicada en El Mundo el sábado 19 de marzo de 2011, día que comenzaron las operaciones militares de la ONU sobre Libia

El pasado 17 de marzo de 2011 se aprobaba la Resolución 1970 de la ONU que ha permitido el uso de la fuerza para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia y para proveer asistencia y protección a la población civil de ese país y después de que el 1 de marzo se expulsara a Libia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Pero esta VIÑETA de Idígoras y Pachi, publicada en El Mundo, que compartimos con vosotros salía justo el día 19 de marzo de 2011, día que comenzaban esas operaciones militares en Libia. (Mejor dicho, el día que comenzó la guerra de la ONU contra Gadafi en Libia. O mejor, el día que comenzó la guerra en Libia)

La viñeta es bien “expresiva”…y demuestra que mensajes como el que en SETEM, a través de la campaña Finanzas Éticas lanzábamos unos días antes (el día 11 de marzo) sobre la fabricación de armas controvertidas y el vínculo  de bancos españoles como el BBVA en su apoyo y fabricación, empiezan a calar.

Todo comienza por las viñetas…

Esperemos que pronto más medios, más periodistas, más ilustradores, humoristas gráficos…más comunicadores, bloggers, líderes de opinión, se hagan eco también de esta realidad, con valentía, sin temer chantajes de publicidad que frenen y amordacen la libertad de prensa y el derecho a la información

Y que pronto todos reflexionemos sobre la GUERRA y sus horribles consecuencias para las personas, para nuestro mundo, para el Ser Humano…pero también sobre QUIÉN FABRICA ESAS ARMAS que causan millones de víctimas civiles, armas en muchos casos prohibidas por normas internacionales asumidas públicamente, pero que quedan en papel mojado y sobre lo que NOSOTROS, como SOCIEDAD CIVIL, CIUDADANÍA Y PERSONAS, podemos hacer para lograr que al menos no se financien con nuestro dinero.