Archive for the ‘Periodismo social’ Category

“Sólo hablamos de lo que sucede en la parte norte”

27 octubre 2011

La Responsabilidad periodística  en la lucha contra la pobreza ¿Teoría o realidad? es el título de la mesa redonda organizada por la Coordinadora de  ONG de Desarrollo de España (CONGDE) en CaixaForum en la que han participado los periodistas Rosa María Artal, Bru Rovira, Ramón Lobo y Rosa María Calaf e. Esta mesa redonda ha tenido lugar el  13 de octubre de 2011  y es uno de los debates preparados por la CONGDE con motivo de la Semana contra la pobreza 2011.

Actualmente existe una confusión entre periodismo y política. Las informaciones que llegan a las redacciones son notas de prensa de partidos políticos con un mensaje muy definido y elaborado. En las informaciones internacionales tan sólo aparecen nombres de presidentes y altos cargos ajenos a las historias humanas y a los desastres naturales. Hay un acuerdo no escrito por el que se obvia a todos aquellos que son noticia y se les concede espacio siempre a los mismos.

Bru Rovira recogía en esta frase la situación del periodismo actual “Gracias a las nuevas tecnologías me informo al segundo  y lo olvido al instante”. La sobreinformación que abunda en la red nos anestesia. La información es entretenimiento y su función es distraer. Hoy en día se busca el espectáculo  y la pobreza no lo es así que no tiene una presencia importante en los grandes medios de comunicación.

En los medios se presenta a la pobreza como un mal “ineludible”, como una lacra de aquellos países explotados. Hay que trasladar el mensaje: “todos somos responsables de lo que ocurre”. El ciudadano tiene que hacer el esfuerzo de informarse, una idea que Calaf resumía en esta idea: “uno tiene que elegir entre descansar y ser libre”. Hay que exigirle a los medios la verdadera información.

Hoy en día vemos como a la empresa periodística no le interesan los contenidos elaborados sino una información inmediata y sin contrastar. No existe un interés por realizar información de excelencia informativa, sólo se busca el beneficio económico.

No existen los reportajes en profundidad. Hoy sólo apelan a las emociones y no a la racionalidad del ser humano. Cada vez existe un silencio mayor sobre los temas que atañen al Tercer Mundo. Lobo lo define como un “genocidio informativo”. No podemos obviar ciertas informaciones y sólo hablar de lo que sucede en la parte norte.

“Los políticos tienen en sus manos los recursos y los medios para acabar con la pobreza pero ésta no se encuentra entre sus prioridades”. Rosa María Artal explica que tradicionalmente el periodismo se constituyó como el cuarto poder. Actualmente podemos decir que es un apoyo más del propio sistema. El periodismo guía a la opinión pública hacia la verdad absoluta. Juzga y dirige. El último ejemplo lo encontramos en  la guerra de Libia, cuando sentenció que Gadafi merecía ser destituido y la entrada de las tropas se justificó como “ayuda humanitaria”.

Poco a poco vamos construyendo una sociedad que duerme y ha olvidado el pensamiento crítico. Existe una gran dificultad entre el saber  y el hacer.

Calaf sentencia que “cada vez alejan más a la prensa del lugar donde suceden las cosas”, ya no se viaja  ni se investiga ni se conoce. Tampoco se profundiza en las causas de los problemas. La hambruna actual de Somalia es actual, ningún medio realiza una investigación de la historia del país africano desde los años 90.

La solución para la pobreza no reside en la caridad sino en la justicia y el reparto igualitario.  Y para ello el periodismo necesita de los medios de la política y de la propia democracia para erradicarla. Mientras los políticos sigan enfrascados en sus discusiones electorales la pobreza seguirá llegando a miles de hogares de los países del Sur y a otros tantos en los países desarrollados.

Sara Martín Gutiérrez
Voluntaria del Departamento de Comunicación
SETEM MCM

Anuncios

Todo comunica!

1 marzo 2011

Me limito a difundir y compartir con vosotros el artículo que mi colega Beatriz Revilla de Fundación Luis Vives publicaba estos días en su web y boletín, y que podéis leer entero aquí . Es algo sencillo, básico y útil. Espero os guste. (Gracias Beatriz!)  —

La comunicación corporativa de una entidad es todo lo que esta dice sobre ella misma y, por tanto, el conjunto de recursos de comunicación que posee y utiliza cada organización para llegar a todos sus públicos (empleados, proveedores, beneficiarios, administración, empresas, socios, juntas directivas, patronatos…).

Tras haber aclarado objetivos y tipos de comunicación podemos empezar a hacer una comunicación corporativa dinámica, planificada y estratégica que nos ayude a lograr dichas metas previas, teniendo en cuenta que:

  1. Todo comunica en tu organización: Vuelta a lo mismo. No olvides que no solo comunica la publicidad que hagas, las notas de prensa que envíes, la web o las campañas de sensibilización que pongas en marcha. ¡Cualquier actividad diaria y cotidiana comunica! Desde la forma en la que se coge y atienda al teléfono hasta un mail resolviendo una duda de un beneficiario.
  2. Realiza una comunicación corporativa bien integrada: Es importante reconocer e identificar todo lo que comunica en tu organización para que haya una coherencia y una simetría entre todos los mensajes. Cada uno de ellos se adaptará al contexto, al medio y al interlocutor pero siempre compartirán una misión y una base. Hay que tratar de impedir que la comunicación se fragmente y que cada área o departamento se centre solo en su parcela. Cada miembro de la entidad debe entender su trabajo como parte de un todo, de un conjunto y darlo a conocer así.
  3. Con tu comunicación corporativa generas expectativas: Como consecuencia de esto cada grupo esperará algo de la entidad en función de sus intereses y esto determinará el grado de satisfacción final. Para evitar crear falsas expectativas hay que conocer bien cuáles son las necesidades de cada público objetivo.

Y cuando se hace todo esto bien, ¿qué ventajas tendremos?

  • Se mejorará el grado de satisfacción, la confianza y la lealtad de todos nuestros públicos hacia la organización.
  • Mejora de la reputación y la imagen de nuestra entidad.
  • Las personas que conforman y trabajan en la organización trabajarán más motivadas y el clima laboral se beneficiará de ello.
  • Mejorarán las relaciones con nuestros colaboradores, proveedores… y otras organizaciones del sector con las que trabajamos en partenariado, también con la administración pública.

Sobre Internet…

11 mayo 2010

Gervasio Sánchez (Foto de nikonistas.com)

En la entrada del 7 de mayo de este año puede leerse en el blog de Gervasio Sánchez un texto sobre el discurso que pronunció cuando fue galardonado con el premio Ortega y Gasset de fotografía en 2008. Ese discurso me ha llegado varias veces a mi e-mail con formato “power point” y un texto de introducción del anónimo autor de las diapositivas, supongo que a muchos les habrá pasado lo mismo. Por eso es interesante y oportuno no sólo elogiar un discurso de hace dos años, que fue una crítica contundente al mercadeo de armas en España y sobre todo a la actuación de los gobiernos españoles en este ámbito, sino reflexionar sobre el poder de Internet.

Gervasio Sánchez desmiente que, como aparece en las diapositivas de autor anónimo de su discurso, sus palabras hayan sido censuradas por los medios. Pero a parte de esta apreciación, el discurso en sí parece llegar impoluto para remover conciencias o simplemente sólo reflexionar de una más de las injusticias que existen promocionadas por gobiernos que nos venden humo cuando hablan de paz.

Lo curioso es que este discurso llegó a más gente gracias a internet que a los medios de información masivos. En la televisión sólo Cuatro habló del discurso y en la radio la SER, cosa no muy rara si tenemos en cuenta que el premio Ortega y Gasset lo otorga PRISA. Pero por Internet ha cruzado fronteras y eso hace pensar que Internet es una catapulta asombrosa para hacer llegar contenidos.

La pregunta que parece obvia es ¿qué tipo de contenidos? ¿Todo vale? Todas las respuestas que puedo pensar resultan abiertas, abiertas porque se están construyendo en este presente informático de webs, redes sociales y blogs que abren ventanas antes insospechadas. Pero si algo es indiscutible es que internet es una ventana de información, puede que más libre o simplemente un poco más amplia que los medios habituales, que nos da la oportunidad de contradecir a los medios, a los políticos y a lo que queramos y que otras personas nos escuchen.

A parte de la importancia de Internet, Gervasio también hace una definición de lo que él considera es la tarea del periodista, para él en el periodismo: “Hay que custodiar la limpieza del sistema político todos los días. Hay que ser valientes todos los días. Lo contrario es hablar por hablar”. Puede que internet sea la plataforma que nos permita custodiar, criticar y exigir a los políticos ¿lo intentamos?

¿Cómo influyen los medios en la mente del Norte con respecto a los países del Sur?

18 marzo 2010

Entre Diego de León y Parque de las Avenidas podemos encontrar la Escuela Julián Besteiro (C/ Azcona, 53 –MADRID-) que acogió, los pasados días 15 y 16 de este mes, el “V Foro Euro-Latinoamericano-Caribeño de la Sociedad Civil”, dos jornadas con diversas actividades organizadas por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo de España dentro de ¡Urge otra Europa!

A las 19: 00h del lunes 15, y con la promesa cumplida de ser un debate participativo, dio comienzo una de las mesas redondas más interesante a las que he tenido la oportunidad de asistir. Una mesa que representaba a la perfección el título de la misma: “¿Cómo influyen los medios en la percepción social del mundo? La comunicación como herramienta de desarrollo”, con la presencia de periodistas de medios de comunicación del Norte y del Sur, que nos brindaron un punto de vista diferente sobre la experiencia comunicativa en Latinoamérica, mientras que con sus ponencias, demostraban como los medios españoles se dejan llevar por lo corporativo y mediático olvidando lo verdaderamente importante a la hora de redactar sus secciones de internacional: la sociedad de cada país.

Visiones diferentes, al pertenecer a profesionales de la comunicación de países también distintos, pero que encontraron un camino común centrado en la idea o necesidad de una mayor participación ciudadana en los medios, unos medios para la sociedad y regulados por leyes públicas. Justo con esta idea comenzaba Patricia Villarruel (en representación del Diario El Universo de Ecuador), con una ponencia que resaltaba como los medios españoles plasman la realidad latinoamericana de forma muy distinta a como es la verdadera realidad, donde según ella, se juega con el término percepción y no realidad, puesto que para poder utilizar esa palabra, para poder hablar realmente de Latinoamérica, hay que conocer Latinoamérica y su sociedad.

Tema de actualidad y que se trató desde diferentes punto de vista, de tal forma que me gustaría destacar las aportaciones de Rosa María Alfaro, sobre el movimiento social de Perú, Calandria, para luchar por la aprobación de una propuesta de ley que regule los medios peruanos de forma pública y con participación ciudadana; propuesta que prosperó gracias a la consecución de 80 mil firmas ciudadanas. Sin olvidar el emotivo relato sobre el terremoto que asoló Hati. María Sande de la ONG española Solidaridad Internacional fue la encargada de intentar abrirnos los ojos, y mediante el uso de elocuentes titulares y fotografías periodísticas, demostrarnos como los medios españoles solo se preocuparon en recoger una visión sesgada del desastre centrada en los saqueos. De nuevo se olvidaron de lo más importante: la gente, una sociedad traumatizada que se movilizó desde el primer momento para salir adelante tal y como nos lo contó Rolphe Papillon de Radio Imagine de Haití. Sus palabras dibujaban a la percepción el papel positivo de las radios comunitarias locales que brindaron su ayuda para comunicar un país sesgado y dividido en el terreno.

Sin ninguna duda una de esas mesas en las que al salir descubres que no solo has estado escuchando durante dos horas y media, sino que has aprendido y reflexionado con cada uno de las intervenciones, aunque he de reconocer que me hubiera gustado que los representantes de dos medios españoles, Felipe Sahagún por el Consejo Editorial de “El Mundo” y Simón Casanova de CNN+/Cuatro, se hubieran centrado más en el tema que nos ocupaba y no en hablar tanto del medio al que ceden su trabajo.

El Periodismo Humano deja de ser utopía

4 marzo 2010

El lunes la Casa Encendida presentó el ciclo de conferencias “Nuevas utopías para un mundo mejor”, organizado por la Fundación Mondiplo. En los primeros minutos se definió utopía como el sueño colectivo hacia algo que aun no es posible pero que puede llegar a serlo.

Sí, esto esta muy bien, ya lo hemos oído muchas veces… pero  ¿cómo se traduce esta idea en acciones concretas? Javier Bauluz, premio Pullitzer de periodismo, nos trajo un ejemplo concreto de cómo pasar de la indignación a los hechos: “Periodismo Humano”.

De forma clara éste periodista resumió la crisis que atraviesa el sector y que desde hace ya varios años va frustrando muchos profesionales. Expuso cómo los grandes grupos de la comunicación han convertido la información en una mercancía más, ligada a las leyes del mercado publicitario y a los intereses económicos de las empresas que los participan.

No era un argumento nuevo, seguro que la multitudinaria audiencia ya lo había oído. Pero Javier Bauluz le imprimió un valor añadido: esperanza e intención firme de cambio.

Periodismo Humano es un proyecto que devuelve a los periodistas el control de su profesión, para que se pueda hablar de “información veraz, independiente, de calidad, humana, que recupere la función social del periodismo”. Y esto es posible ahora más que nunca, gracias al abaratamiento de los medios tecnológicos que son necesarios para publicar y difundir la información.

El proyecto busca también recuperar un código ético por encima de intereses económicos y personales, que huya de la “espectacularización de los pobres para ganar dinero” y tenga como referencia la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Y entre los presentes surge una duda generalizada ¿y la financiación? Javier Bauluz responde, Periodismo Humano es una organización sin ánimo de lucro que dependerá de su base social para ser independiente y viable. La información comprometida y de calidad sólo es posible si parte de la responsabilidad compartida entre profesionales y sociedad.

Al salir del auditorio de la Casa Encendida noté como una vieja idea recuperaba su fuerza: que las utopías dejen de serlo está en nuestras manos. Y es una idea compartida: