Archive for the ‘Medio Ambiente’ Category

La Tierra está en venta

4 octubre 2011

“Se vende planeta. En su totalidad. Compre ahora antes de que se acabe el plazo. Se venden ríos, cordilleras o archipiélagos. Y para grandes ahorradores, se venden países. Todo a su disposición”.

Este anuncio se publica periódicamente en televisión, radio o internet. ¿Ya lo has visto? Quizá no te has fijado, pero lo anuncian a menudo. Pasa algo desapercibido por estar escrito con otras palabras, en un leguaje algo confuso. Suele venir disfrazado de expresiones como “medidas para reactivar la economía global”, “fórmulas para crear desarrollo” o “problemas necesarios para superar la crisis”. Pero el mensaje es el mismo: se vende planeta.

¿Quién o qué lo ha puesto en venta? No está del todo claro, ni es una persona concreta. Y es en esta interesada confusión, donde reside gran parte de la dificultad para impedir la venta. Lo que sí está claro es que quien tiene dinero suficiente, tiene el poder para hacerse con el control de los recursos naturales de un país, sus medios de comunicación o su futuro político, económico y social.

Sigue leyendo este artículo aquí

Alfonso Basco
www.culturadesolidaridad.org

Anuncios

10 recomendaciones para reducir el consumo energético

12 septiembre 2011

Hola! Comparto esta información que nos llega desde CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) y que es de especial interés para todos/as y para poder practicar el Consumo Responsable en todas las facetas de nuestra vida….Espero que os resulte muy útil!!!

——-

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, y la Confederación de Consumidores y Usuarios, CECU, emiten una serie de recomendaciones para reducir el consumo energético y aumentar la eficiencia en diferentes ámbitos de la vida cotidiana: 

1.- Una temperatura entre 30ºC y 35ºC es suficiente para sentirse cómodo en la ducha o en el baño.

2.- En los puntos de luz que estén encendidos más de una hora al día, instale lámparas de bajo consumo o tubos fluorescentes.

3.- Pequeñas mejoras en el aislamiento pueden conllevar ahorros energéticos y económicos de hasta un 30%.

4.- Los equipos con etiquetado energético de clase A+, A++ y A+++ son los más eficientes y además pueden ahorrarnos mucho dinero en la factura eléctrica a lo largo de su vida útil.

5.- No elija aparatos más grandes ni más potentes de lo que necesita.

6.- El mantenimiento adecuado y la limpieza de los electrodomésticos prolonga su vida y ahorra energía. Los microondas y las ollas a presión ahorran energía.

7.- Cuando termine de utilizar un televisor o un equipo informático, es conveniente apagarlo totalmente. Si se ausenta brevemente, bastará con apagar el monitor.

8.- Mantenga su hogar a 21ºC en invierno y no menos de 26ºC en verano.

9.- Cuando conduzca, procure mantener la velocidad lo más uniformemente posible, evitando los frenazos, y circule el mayor tiempo posible con marchas más largas. Esto le ahorrará una considerable cantidad de combustible y, además, mejorará su seguridad vial.

10.- Cuando utilice servicios comerciales, es importante hacerles ver a los propietarios de los locales que apreciamos y valoramos las medidas para favorecer un consumo coherente y responsable, así como hacerles notar nuestra disconformidad cuando mantienen la climatización encendida con las puertas del local abiertas.

El sistema en transición.

23 agosto 2011

Imagen originaria http://amanecemetropolis.blogspot.com Desafortunadamente, no es una novedad que el mundo viva una época convulsa e inestable. Y es que no es para menos, si tenemos en cuenta que estamos presenciando el fin de un ciclo y el comienzo de otro. La incertidumbre sobre qué va a ocurrir en lo político, lo económico o lo social aumenta cada día en diversos lugares del planeta. La sociedad está desorientada, especialmente la juventud. Un futuro incierto y carente de oportunidades asoma en el horizonte. Y es en este desencanto generalizado donde reside el fin de una etapa que no ha contemplado el interés humano, sino el interés material. Así es, prevalecieron las cosas sobre las personas.  Y una, sobre todo lo demás: el dinero. Que pasó de ser una cosa a ser un dios todopoderoso.

Hasta el día de hoy el mundo no ha estado gobernado y dirigido por gente, sino por dinero. Eso que algunos llaman los mercados y que Adam Smith designó como “la mano invisible” que todo lo regula. Como si se tratara una ley natural. Nos olvidamos de que las leyes naturales sólo las da la naturaleza, aquella que también quedó en un segundo plano hace tiempo.

Por suerte cada vez más personas actúan contra ese orden, tratando de revertirlo hacia a un sistema más humano. Pero ese cambio sólo se producirá cuando la mayoría esté dispuesta a llevarlo a cabo. Si viene de una minoría, ésta podrá ser respetada o incluso elogiada. Pero no seguida, que es de lo que se trata.

Tenemos claro qué es lo que no queremos y comenzamos a saber lo que sí queremos: las personas primero. Y que las leyes naturales nos las dé la madre naturaleza, no el dinero. A partir de ese sencillo paso dado por la mayoría, comenzarán a ser más importantes las personas que las cosas. Y arrancaremos definitivamente hacia un nuevo ciclo.

Dicho lo anterior, no olvidemos algo importante: seguimos en una etapa de transición. Naturaleza y seres humanos siguen siendo una moneda de cambio de la que se sirve una minoría para acumular riqueza. Acumulación de riqueza para unos pocos cuya codicia se ha convertido en un fin en sí mismo, ni siquiera es un medio para mejorar o avanzar. El sistema que elevó el dinero a la categoría de divinidad no se ha acabado y sigue extendiéndose.

Entendamos que el cambio es cosa de todos, es algo en lo que todas las personas pueden y deben participar. En esta época no basta con dar un paso adelante, sino contribuir a que la mayoría tome conciencia y también lo dé. Nos siga, nos comprenda y forme parte de la idea de un futuro mejor.  Solo así llegaremos a la Era de la gente, la de toda la gente.

Alfonso Basco
http://www.culturadesolidaridad.org

Art. completo: http://goo.gl/NtjkP

Esto sí que son ‘brotes verdes’

6 junio 2011

Ahora que celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), no nos queda más remedio que recordar que, a pesar de que Naciones Unidas ha bautizado 2011 como Año Internacional de los Bosques, el planeta sigue sufriendo la deforestación salvaje. Pero para salvajes, los humanos, que en el siglo XX “logramos” cargarnos un 85% de los bosques primarios.

¿Qué hacemos? ¿Nos encadenamos todos a los árboles para proteger la biodiversidad y frenar las emisiones de gases de efecto invernadero? SETEM lo pone más fácil y ha lanzado una campaña para que podamos apoyar a las organizaciones de Comercio Justo que con su trabajo defienden los bosques a capa y espada.

Eso es lo que hace, cada día, Nisha. Ella es una nepalí que trabaja fabricando productos de papel a partir de las hojas de un arbusto silvestre llamado lokta en la cooperativa de Comercio Justo Mahaguthi. Cuando recoge el lokta, tiene mucho cuidado de no dañar la base de la planta para que se regenere en unos 2 años y respeta las temporadas de cosecha. Y es que, para Nisha, los bosques son más que un medio de trabajo, son el legado que quiere para su hija.

Te invitamos a que sigas el ejemplo de Nisha. Asóciate a SETEM y ayúdanos a trabajar por un planeta más limpio a través del Comercio Justo o adquiere tu carné “Yo apuesto” en las tiendas de SETEM por el simbólico precio de 3 euros.

¡Nisha y su hija te lo agradecerán!

El patio de mi hogar, es particular

23 noviembre 2010

Hay quien dice que es liberador poder compartir la vida privada con los demás. Es por esto, que hoy me animo a describir algunos aspectos de mi casa. Y como no, también a quien vive conmigo.

El lugar donde resido es muy grande, en eso tengo suerte. Somos muchas personas viviendo en el mismo sitio, aunque hay espacio para todos y todas. Algunos compañeros de casa ocupan habitaciones grandes, otros muy pequeñas. De igual manera, algunas de esas habitaciones están siempre abiertas y la entrada es libre, otras están bajo llave y nunca pude llegar a conocerlas. Los habitantes somos de todos los tipos y con gran variedad de perfiles. Hay un grupo pequeño que vive en la zona norte de la casa, y no sé bien por qué pero ellos suelen ser los que toman las decisiones. No se juntan mucho con los demás, pero se llevan bien entre ellos. Tienen una estrecha relación con el dueño de la casa, que es quien manda en nuestro hogar. Él está presente en todas las conversaciones, y en el fondo, todos estamos pendientes de lo que dice y hace. Por lo demás, cada uno hacemos nuestra vida, teniendo cada residente una forma de habitar en este lugar.

La convivencia se demuestra en las zonas comunes, especialmente el patio; allí es donde cada uno pone en práctica su forma de habitar en casa. Unos lo limpian y mantienen, otros lo ensucian y estropean. Hay quien riega las plantas, hay quien las destruye. Desde hace tiempo veo como varias habitaciones del norte, abren la puerta de noche y tiran en el patio sus desperdicios y basura. Al principio podíamos recogerlos, ahora ya se acumulan. También se están tirando desperdicios desde las habitaciones de la zona sur, aunque en éstas se genera mucha menos basura. Las plantas se están estropeando, el agua corriente de la casa cada vez sale más sucia, y a veces la cortan. El recibo de electricidad es cada vez más caro ya que las habitaciones del norte siempre dejan la luz encendida, y el aire de la casa está cada vez más irrespirable ya que en la zona norte fuman a todas horas. Todo esto me empieza a afectar, más aun porque mi mujer está embarazada y veo que mi hija no va a crecer en el ambiente adecuado. Además, los alquileres de cada habitación han subido de precio. Hace poco me fui a hablar con mis compañeros de la zona norte, para pedirles que cambien de actitud. Me dijeron que en sus habitaciones se vive muy bien, que la casa la gestionan ellos y que además son muy amigos del dueño: por tanto, no conseguiré nada con mis quejas.

Me encantaría decir lo contrario, pero veo como el lugar donde vivo se está echando a perder. Mi casa se llama Planeta Tierra, el dueño de la casa se llama Dinero, y el patio son nuestros ríos, mares, montañas o bosques. Quizá el mensaje “cuidemos el planeta” suene repetitivo, prefiero compararlo con nuestra casa para entenderlo mejor. La Tierra es el único hogar que tenemos, si lo echamos a perder no es posible mudarse a otro barrio. Tampoco reconstruirlo o repararlo. Cuidémoslo, tomemos conciencia y mejoremos nuestro hogar. Ahora, es el momento de hacerlo, merece la pena.