Archive for the ‘Etica’ Category

¿Banca Cívica es Banca Ética? No, que no te engañen! 10 diferencias fundamentales

22 octubre 2011

Limpia, ética, cívica y hasta sinfónica… ¿Tanto adjetivo en la banca y las finanzas te tienen confundido? ¿Entre tanta campaña publicitaria ya no distingues el grano de la paja? Tranquilo, despeja tus dudas “jugando” con SETEM a encontrar las 10 diferencias:

Frente a la BANCA CÍVICA…

  1. Su responsabilidad con la sociedad se limita a su Obra Social.
  2. Su objetivo estratégico empresarial es únicamente obtener beneficios.
  3. Estos beneficios se reinvierten para obtener más beneficios sin importar las empresas en las que se invierte ni sus objetivos (de ahí que nada evitaría que parte de su inversión pueda estar  ligada a negocios como el armamentísticos, que dañen el medioambiente, etc).
  4. Del total de sus beneficios sólo reinvierte una parte en la Obra Social.
  5. Los clientes sólo reciben información general sobre el fin de los créditos y de las inversiones del banco.
  6. Los clientes son los encargados de decidir a qué proyectos de la Obras Social se destina el dinero, dependiendo de afinidades o intereses.
  7. Participa en el mercado de valores, por lo que su estabilidad es fluctuante según el mercado.
  8. Cuando colaboran con una asociación, sugieren que sus comerciales se acerquen por la organización. Es decir, el concepto de Banca Cívica es una herramienta comercial más.
  9. Como toda la banca tradicional, en estos momentos requiere de apoyo económico de otras instituciones (el Gobierno, entre otros) y debido a sus prácticas, está inmersa en una situación de duda sobre su capacidad crediticia y financiera.
  10.  La Banca Cívica tiene estrategias comerciales que incluyen regalos, ofertas de crédito e interés agresivas, etc.

 … la BANCA ÉTICA

  1. Todas sus acciones están orientadas a ser responsables con la sociedad.
  2. Su objetivo estratégico empresarial es obtener beneficios, pero también aportarlos para ayudar a crear una sociedad sostenible.
  3. Estos beneficios se reinvierten (y se obtienen) en/de empresas o entidades cuyos proyectos garantizan un avance en el desarrollo sostenible, la justicia social, la equidad, el comercio justo…
  4. El total de los beneficios (a excepción de los gastos de gestión) se reinvierten en entornos socialmente responsables.
  5. Los clientes reciben información puntual y detallada de cada uno de los créditos que se conceden y pueden optar también a ellos si presentan un proyecto que responda a los criterios de la entidad.
  6. Los proyectos seleccionados para recibir la inversión han sido analizados y son confiables.
  7. No participa en el mercado de valores, por lo que sus fondos son más estables.
  8. La Banca Ética no sugiere intercambios comerciales con las organizaciones a las que apoya. Simplemente le reclama un cumplimiento estricto del proyecto siguiendo las pautas que se hayan establecido.
  9. A diferencia de la banca tradicional, la Banca Ética se encuentra en un periodo de crecimiento y está apostando por la ampliación de capitales, para continuar extendiéndose.
  10. La Banca Ética no regala nada ni propone ofertas comerciales con intereses por encima de la realidad del mercado.

¡No más confusiones, que no te vuelvan loco/a! Y si quieres más información visita también: http://www.finanzaseticas.org

Anuncios

Clientes de bancos sí. Cómplices de asesinato no.

10 octubre 2011

No hace mucho tiempo entré en un banco a abrir una cuenta corriente y pregunté por su  política de inversiones responsables. “¿Cómo?” me dicen. “Sí, bueno…me refiero a si  este banco puede asegurarme que el dinero que yo deposite en él no va a sufragar negocios que yo no apoyaría. ¿Tienen alguna política de inversión socialmente responsable  o algo sobre RSC relacionado con esto? ” “Pero, señorita” me responde la comercial mirándome extrañada y un tanto airada, “¡no tenemos nada de eso!!”.

Esta conversación no debería haber tenido lugar. ¿Acaso cuando tu vas al mercado no preguntas por lo que vas a comprar? Pues con los bancos sucede igual. Son servicios. Préstamo y ahorro. Hipotecas y depósitos. Un negocio al fin y al cabo. Su materia prima: el dinero. Como cliente, en primer lugar, yo quiero estar debidamente informada. Y tener la seguridad de que esa publicidad maravillosa de campos verdes, hermosas catedrales y niños sonrientes que  no esconde detrás negocios oscuros, ilegales o que producen algo prohibido y dañino.

Pues justo esto es lo que SETEM ha descubierto y sacado a la luz gracias a su campaña “Banca Limpia, somos clientes, no cómplices” y al informe “NEGOCIOS SUCIOS – Los bancos españoles financian a productores de armas”. Y es que, resulta que un total de 18 bancos españoles están implicados financieramente en empresas que fabrican nada menos que armas prohibidas.

Armas que matan a miles de personas inocentes cada año. Armas que, como las minas antipersona o los explosivos de las bombas de racimo, se quedan latentes y  escondidos hasta que una persona la descubre y activa y en el mejor de los casos, si no fallece en la explosión, pierde alguna extremidad. Armas como las químicas y biológicas ya  prohibidas por Naciones Unidas. O armas no prohibidas pero sí controladas internacionalmente como las nucleares o las de uranio empobrecido, pero cuyo polvo tóxico radiactivo posterior afecta a la salud de las personas que lo respiran.

Por cierto, que 8 de esos bancos españoles, han sido los que financiaron las bombas de racimo que la empresa española Instalaza fabricó en 2007 y que en abril de este año 2011 han sido usadas por el criminal de Gadafi contra la población civil en Libia. (anexo Instalaza)

Al menos ahora en www.bancalimpia.com podemos entrar, informarnos y escribir una carta a nuestro banco o a otros bancos. Yo ya lo he hecho diciéndoles que no apruebo este tipo de negocios. Que no quiero que hagan esto en mi nombre. Que soy cliente, pero no cómplice. Que yo, no quiero que mi dinero, ni un sólo euro, ayude a fabricar semejantes artefactos letales. En la web también puedo compartir esta información con mis contactos en las redes sociales e incluso, si lo deseo hacer una donación económica para apoyar otra banca posible y que ONG como SETEM puedan seguir investigando y haciendo de “pepitos grillos” para que todos, incluidos los bancos, seamos cada día un poco mejores y el mundo vaya un poquito mejor.

Hacer este tipo de quejas a través de http://www.bancalimpia.com tienen otra ventaja y es que no tendremos que soportar respuestas de empleados de banca desinformados o que piensan que somos “bichos raros” cuando, antes de depositar nuestros ahorros allí se nos ocurre la “osadía” de preguntarles qué harán con nuestro dinero.

La Tierra está en venta

4 octubre 2011

“Se vende planeta. En su totalidad. Compre ahora antes de que se acabe el plazo. Se venden ríos, cordilleras o archipiélagos. Y para grandes ahorradores, se venden países. Todo a su disposición”.

Este anuncio se publica periódicamente en televisión, radio o internet. ¿Ya lo has visto? Quizá no te has fijado, pero lo anuncian a menudo. Pasa algo desapercibido por estar escrito con otras palabras, en un leguaje algo confuso. Suele venir disfrazado de expresiones como “medidas para reactivar la economía global”, “fórmulas para crear desarrollo” o “problemas necesarios para superar la crisis”. Pero el mensaje es el mismo: se vende planeta.

¿Quién o qué lo ha puesto en venta? No está del todo claro, ni es una persona concreta. Y es en esta interesada confusión, donde reside gran parte de la dificultad para impedir la venta. Lo que sí está claro es que quien tiene dinero suficiente, tiene el poder para hacerse con el control de los recursos naturales de un país, sus medios de comunicación o su futuro político, económico y social.

Sigue leyendo este artículo aquí

Alfonso Basco
www.culturadesolidaridad.org

El sistema en transición.

23 agosto 2011

Imagen originaria http://amanecemetropolis.blogspot.com Desafortunadamente, no es una novedad que el mundo viva una época convulsa e inestable. Y es que no es para menos, si tenemos en cuenta que estamos presenciando el fin de un ciclo y el comienzo de otro. La incertidumbre sobre qué va a ocurrir en lo político, lo económico o lo social aumenta cada día en diversos lugares del planeta. La sociedad está desorientada, especialmente la juventud. Un futuro incierto y carente de oportunidades asoma en el horizonte. Y es en este desencanto generalizado donde reside el fin de una etapa que no ha contemplado el interés humano, sino el interés material. Así es, prevalecieron las cosas sobre las personas.  Y una, sobre todo lo demás: el dinero. Que pasó de ser una cosa a ser un dios todopoderoso.

Hasta el día de hoy el mundo no ha estado gobernado y dirigido por gente, sino por dinero. Eso que algunos llaman los mercados y que Adam Smith designó como “la mano invisible” que todo lo regula. Como si se tratara una ley natural. Nos olvidamos de que las leyes naturales sólo las da la naturaleza, aquella que también quedó en un segundo plano hace tiempo.

Por suerte cada vez más personas actúan contra ese orden, tratando de revertirlo hacia a un sistema más humano. Pero ese cambio sólo se producirá cuando la mayoría esté dispuesta a llevarlo a cabo. Si viene de una minoría, ésta podrá ser respetada o incluso elogiada. Pero no seguida, que es de lo que se trata.

Tenemos claro qué es lo que no queremos y comenzamos a saber lo que sí queremos: las personas primero. Y que las leyes naturales nos las dé la madre naturaleza, no el dinero. A partir de ese sencillo paso dado por la mayoría, comenzarán a ser más importantes las personas que las cosas. Y arrancaremos definitivamente hacia un nuevo ciclo.

Dicho lo anterior, no olvidemos algo importante: seguimos en una etapa de transición. Naturaleza y seres humanos siguen siendo una moneda de cambio de la que se sirve una minoría para acumular riqueza. Acumulación de riqueza para unos pocos cuya codicia se ha convertido en un fin en sí mismo, ni siquiera es un medio para mejorar o avanzar. El sistema que elevó el dinero a la categoría de divinidad no se ha acabado y sigue extendiéndose.

Entendamos que el cambio es cosa de todos, es algo en lo que todas las personas pueden y deben participar. En esta época no basta con dar un paso adelante, sino contribuir a que la mayoría tome conciencia y también lo dé. Nos siga, nos comprenda y forme parte de la idea de un futuro mejor.  Solo así llegaremos a la Era de la gente, la de toda la gente.

Alfonso Basco
http://www.culturadesolidaridad.org

Art. completo: http://goo.gl/NtjkP

De la borrachera de la bonanza a la resaca de la escasez

10 agosto 2011

El mundo y el ambiente dela Cooperación Internacional, como no puede ser de otra manera, no difieren del contexto socioeconómico sobre el que surge y actúa, en este caso nos referimos a las sociedad opulentas del Norte.

Así, antes de estallar la Tercera GranDepresión y demostrar que esto es una crisis sistémica como lo fueron las dos anteriores, nuestro “mundillo” iba viento en popa a toda vela, o al menos eso parecía y se desprendía de un ambiente de euforia colectiva. La Cooperaciónse ponía de moda, multitud de jóvenes bien intencionados se lanzaban a cursar costosas maestrías de nuevo cuño impregnados de una ilusión sin límites y de un cierto desconocimiento a menudo preocupante  . Un país que hasta hace dos días era receptor de ayuda al Desarrollo se enorgullecía de haber incrementado sustancialmente sus aportaciones económicas e incluso de haber situado ala Cooperación Internacionalcomo una política de Estado y a la lucha contra la pobreza como una prioridad en las relaciones exteriores. Nadábamos en la abundancia, así que nadie reparaba en exceso sobre nuestro mundillo

Mientras, la sociedad también participaba de esta orgía de placer. Todos nos sentíamos ricos y, en consecuencia, nos endeudábamos , comprábamos cosas que nunca imaginábamos que pudiésemos comprar y cuya utilidad resultaba un asunto baladí. Muchos jóvenes dejaban sus estudios, total, sin ellos podían ganar un montón de dinero y hasta podían “tunear” su coche, al tiempo que  esbozaban una sonrisa ante los pringados que seguían estudiando. En definitiva, ya no éramos clase trabajadora , ahora,  éramos por fin clase media-alta.

Algunos, no muchos, advertían sobre el castillo de barro que se estaba construyendo –aguafiestas- se les gritaba, -que ahora somos ricos, aprovecha-. En el terreno dela Cooperación,a pesar del aumento de fondos y creación de más organizaciones no gubernamentales, también existía gente que advertía que el aumento de fondos y de ONG no eran, por si solos, una buena noticia, muy al contario podía llegar a ser contraproducente. Se  estaba construyendo la burbuja dela Cooperaciónque ahora ha estallado y ante la que muchos se sienten indignados.

Durante los tiempos de vacas gordas y chuletas jugosas, era el momento de ganar todo lo que se pudiese a nivel individual.  Es la lógica del sistema que luego, en los malos tiempos, reclama siempre arrimar el hombro como ejercicio de esfuerzo colectivo. Mientras, en Cooperación, todo era buenas caras y sonrisas, había dinero. Sin embargo, este momento no fue aprovechado para consolidar un sistema de Cooperación nacional que a grandes rasgos sigue dejando bastante que desear. Como es tradición patria, España no ha buscado copiar a los buenos, que en este caso supondría echar a una mirada hacia los países nórdicos; nosotros lo hacemos a nuestra manera, una vez más, “Spain is different”.Multiplicidad de actores fruto del traslado del modelo autonómico, escasa coordinación, escasa coherencia entre políticas, malas políticas comunicativas, mucha proyectitis, excesiva dependencia de las ONG a falta de un desarrollo sustancial de la propia AECID y muy poca evaluación son algunos de los rasgos más señalados de nuestras políticas de cooperación, que sigue teniendo a las ONG como actor más visible.

Ahora sufrimos los excesos de antaño, la resaca promete ser dolorosa y muy dilatada en el tiempo. Se acusa al gobierno nacional y a los autonómicos de haberse ventilado de un plumazo las políticas de Cooperación, ¿alguien lo dudaba?, me pregunto yo. Las ONG han alzado la voz, no mucho, todo sea de paso .No sólo este llanto no ha producido eco sino que incluso ha sido ignorado por la sociedad civil que sigue sin entender- quizá porque no se le ha explicado-, por qué gastar dinero con los países del Sur cuando en España la cosa está tan mal.

Ha llegado el momento de reflexionar, de ser autocríticos y de replantearse la situación. Ahora toca hacer más con menos, ya que la crisis de los ricos tiene sus peores consecuencias en el Sur.La Cooperaciónse esta poniendo en duda desde todas las esferas de decisión y hay que reaccionar ante ello. Especialmente cuestionado se encuentra el modelo tradicional de cooperación norte –sur ante los avances y desarrollo de la cooperación entre países en desarrollo, el llamado modelo sur-sur.. Así que debemos  ser conscientes de los antiguos excesos y ser capaz de encontrar un brebaje que nos alivie el dolor de cabeza. Pongámonos a ello.

Ramón Gelabert, socio y voluntario de SETEM MCM