SETEM en Colombia Responsable

by

Martina Hooper, responsable de la campaña ropa limpia de SETEM; Ángel María Garay Echevarría, gerente de Mercado de Dinero Colombia y adjunto a la vicepresidencia de Ausbanc Internacional; John Karakatsianis, director de SI Consulting Sostenibilidad & Int. Foto: Ausbanc

En SETEM fuimos invitados a participar en el encuentro “Colombia Responsable” para hablar sobre la Inversión Socialmente Responsable (ISR) y el consumidor.

Nada más empezar, y viendo los cientos de personas trajeadas  en el público, sentí la necesidad de avisar que no iba a hablar sobre la gama de productos ‘éticos’ que existe ahora en el mercado, ni de lo bien que han hecho las entidades al respecto. Para hablar de la ‘ISR’ (que corre el peligro de convertirse en otro termino más que nadie entiende lo que realmente significa, como la RSC), más bien hacía falta hablar de la Inversión NO Responsable (que sigue como la realidad mucho más consolidada), la falta de conciencia sobre el tema, lo que podemos hacer y lo que estamos haciendo para rectificar esta situación.

Destaqué que aunque hoy haya más bancos con políticas de sostenibilidad, la calidad de estas políticas está por debajo de un mínimo aceptable, faltando compromisos claros, y transparencia. ¿Como explicamos el hecho de que BBVA, mientras que aparece en la página principal del evento con sus $5 mil millones que invertirá en proyectos de Responsabilidad Social este año y su Informe de RSC de nivel A+, es el banco español que más financia la industria armamentística?

Tienen normativas internas que prohíben este tipo de financiación pero han gestionado empresas como Finmeccanica, fabricante italiano de bombas de racimo, participada por la Libian Investment Authority (LIA) que ha realizado recientes negocios con el gobierno de Gadafi, cuyas armas han sido muy probablemente utilizadas en la represión de la población civil de este país de los pasados meses. Todo esto demuestra que su normativa interna es un engaño para sus accionistas y el consumidor en general.

Recordé que la mayoría de consumidores ingresan sus ahorros a las entidades bancarias en buena fe, desconociendo que financian la fabricación de armas controvertidas tales como armas nucleares y minas anti persona por las cuales han muerto más de 10.000 civiles en los últimos 40 años, y que en el mismo Colombia constituye un gran problema, siendo las FARC uno de los grupos que más minas anti-personas han sembrado en el mundo. En las noticias en el avión rumbo a Bogotá me enteré de la campaña de sensibilización ‘Remangate’, en la que la gente tenía que subir una pierna del pantalón en reconocimiento de la lucha contra el uso de estas armas que matan y hieren indiscriminadamente a cualquiera que las pise, y que están absolutamente prohibidas, en todos los lugares, en todas circunstancias. Los ciudadanos de Colombia ya están hartos y quieren hacer algo, igual que mucha gente aquí en Europa.

¿Y que se puede hacer?

Las campañas de SETEM dan a los consumidores una canal para trasladar sus preocupaciones y ejercer presión a las empresas y entidades financieras para que cambien. (http://www.bancalimpia.com)

Mientras tanto, el único modelo de la Inversión Socialmente Responsable que podemos con toda sinceridad promover es el de la Banca Ética. Hemos apoyado su expansión en España, como alternativa a la banca convencional, apoyando iniciativas que luchen por la justicia social, y buscando una rentabilidad tanto social y medioambiental como económica. Por ejemplo la Fundación Inversión y Ahorro Responsable, FIARE, un sistema de Banca Ética implantado ahora en toda España como alternativa al sistema bancario tradicional. Esta entidad es totalmente transparente, participativa, y presta su apoyo a la economía real. O Triodos, que hoy tiene sucursales en Holanda, Belgica, Reino Unido, España y Alemania, y a través de sus fondos de inversión y microcreditos, está presente en 38 paises de Europa del este, Asia, Africa y America Latina. Un estudio reciente mostró que este banco europeo ha mantenido su crecimiento a largo plazo durante 2010, demostrando que la banca ética y sostenible es una respuesta sólida ante la crisis financiera.

En el panel estuvo también Ángel María Garay Echevarría, vicepresidente de Ausbanc Internacional, que destacó los beneficios extraordinarios que tuvieron las entidades financieras durante los años del casino financiero, y su papel en la crisis mundial, por lo cual no pueden actuar como un proveedor más, primero porque tienen el dinero de los ahorradores, y luego si les va mal, si gestionan mal, todos tenemos que girar dinero para salvarlos. Aunque aplaudió las iniciativas de la Banca Ética, indicó que aún no ha logrado calar entre los consumidores. Más del 60% de las personas nunca han odio hablar de la ISR, lo que evidencia el desconocimiento que existe frente al tema y la confusión entre solidaridad y el concepto de ISR. “Hasta hace un tiempo se ha hablado de ISR como un nicho de mercado, ahora se han dado cuenta de que debe ser una nueva filosofía que inspire la gestión global de las empresas”. El cierre del panel estuvo a cargo del socio fundador y gerente general de Estrategias Corporativas S.A, Luis Gallo quien añadió que hoy ya no solo se habla de inversiones socialmente responsables, sino también de inversiones socialmente rentables, y que ambos objetivos pueden estar juntos.

Terminé recordando, de nuevo, que lo que hace una entidad ‘responsable’ es la totalidad de su impacto, no actos solidarios ni productos éticos sueltos. Nos alegramos de los avances y los logros, pero mientras que haya incongruencias en el sistema, seguiremos criticando de manera constructiva, y fortaleciendo los actores de la sociedad civil para que puedan opinar e incidir. Es nuestro papel y parte importante del progreso hacía una inversión realmente responsable. La crisis está despertando una visión más global en la gente, y un nuevo interés por temas de transparencia, y, junto a las nuevas tecnologías y redes sociales, ahora les es posible informarse y conseguir las herramientas para hacer algo.

Si buscas “dinero y responsabilidad” en Google, te sale mil páginas sobre como enseñar a tus hijos a ahorrar, a invertir, y a gastar, para rendir el mayor beneficio posible. En ninguno hace mención al hecho de que esos ahorros, inversiones o gastos pueden tener un impacto más allá de tu propia felicidad, para otras personas, en otros países. No es nada nuevo que el capitalismo es egoísta, pero entonces ahora que vemos que nos está afectando a todos, ¡a lo mejor nos ponemos las pilas!

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: