El otro lado del sistema

by

Imagen del especial superpoblación de El Mundo

Si le mencionara la cantidad de mil millones ¿Qué le viene a la mente? Es posible que esta cifra le pueda resultar tristemente familiar. Se trata del número aproximado de personas que pasan hambre en el mundo. Mil millones, no es un número más.

Continuemos en otra dirección, ya que este texto está dedicado a otros menesteres. Imagínese que de pronto el mundo cambia esa cifra. Que finalmente se da la voluntad política necesaria, y terminamos de una vez por todas con ese terrible gran problema de la humanidad: el hambre en el mundo. ¿Todo resuelto? Por favor, continúe leyendo.

Imagínese vivir en un mundo como el de hoy sin acceso a un seguro médico, una cuenta corriente, una hipoteca o una pensión. ¿Podría usted? Yo no. Ahora imagínese que esa situación perdurara a lo largo de toda su vida. Resulta que eso, es algo que le ocurre a otros cientos de millones de personas en todo el mundo, y que realmente no pueden hacer nada al respecto. Ni ellas ni el sistema en el que viven, ya que no advierte ni contempla su existencia. Es por ello, que esas personas nunca podrán integrarse en el modelo de sociedad actual. Modelo que olvida a quienes, por múltiples motivos, no pueden (aunque quisieran) formar parte de él. Quedan apartados de múltiples facetas imprescindibles en la sociedad contemporánea: financiera, laboral, sanitaria, de acceso a una vivienda, e incluso, en el ámbito de la participación ciudadana.

  • Artículo completo aqui
  • Especial superpoblación de El Mundo aquí
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: