Soñando con el ecosistema ideal…

by

Me gusta mucho la naturaleza, supongo que como a la mayoría de la gente. La disfruto, me da vida, me relaja, me inspira, y en muchas ocasiones, la necesito a mi alrededor. Afortunadamente, desde donde estoy escribiendo ahora mismo, veo abundante naturaleza a través de la ventana. Lo considero un privilegio del que puedo gozar prácticamente a diario, y espero que sea así por muchos años.

Soy consciente de que la segunda parte del título de este artículo, algún día podría llegar a ser: “…soñando con un ecosistema”, simplemente. Por suerte todavía podemos disfrutar de grandes e idílicos espacios verdes, praderas, selvas, etc. Prefiero, al menos esta vez, centrarme en imaginar el bosque perfecto.

Podría localizarlo en muchas regiones del planeta, aunque realmente no importa demasiado el lugar. Tendría una gran extensión, y abundancia de recursos entre los que no podrían faltar ríos y lagos de agua cristalina. También sería imprescindible la presencia de múltiples plantas, árboles y arbustos, que se han adaptado de manera perfecta en forma y colorido. Y como no, muchas flores. El resultado es un paisaje de ensueño, donde se respira aire puro y limpio, produciéndose un equilibrio natural entre ser humano y naturaleza.

El ecosistema perfecto es sinónimo de respeto, armonía, purificación y longevidad. Es también antónimo de agresión, desequilibrio, contaminación y caducidad. Dentro de este espacio natural, el ser humano asume razonablemente su rol: es una parte más, necesaria y complementaria de todo aquello que le rodea. .

(Continúa leyendo AQUI en el blog Escueladelmundoalderecho.com de Alfonso Basco, socio y voluntario de SETEM)

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: