El Periodismo Humano deja de ser utopía

by

El lunes la Casa Encendida presentó el ciclo de conferencias “Nuevas utopías para un mundo mejor”, organizado por la Fundación Mondiplo. En los primeros minutos se definió utopía como el sueño colectivo hacia algo que aun no es posible pero que puede llegar a serlo.

Sí, esto esta muy bien, ya lo hemos oído muchas veces… pero  ¿cómo se traduce esta idea en acciones concretas? Javier Bauluz, premio Pullitzer de periodismo, nos trajo un ejemplo concreto de cómo pasar de la indignación a los hechos: “Periodismo Humano”.

De forma clara éste periodista resumió la crisis que atraviesa el sector y que desde hace ya varios años va frustrando muchos profesionales. Expuso cómo los grandes grupos de la comunicación han convertido la información en una mercancía más, ligada a las leyes del mercado publicitario y a los intereses económicos de las empresas que los participan.

No era un argumento nuevo, seguro que la multitudinaria audiencia ya lo había oído. Pero Javier Bauluz le imprimió un valor añadido: esperanza e intención firme de cambio.

Periodismo Humano es un proyecto que devuelve a los periodistas el control de su profesión, para que se pueda hablar de “información veraz, independiente, de calidad, humana, que recupere la función social del periodismo”. Y esto es posible ahora más que nunca, gracias al abaratamiento de los medios tecnológicos que son necesarios para publicar y difundir la información.

El proyecto busca también recuperar un código ético por encima de intereses económicos y personales, que huya de la “espectacularización de los pobres para ganar dinero” y tenga como referencia la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Y entre los presentes surge una duda generalizada ¿y la financiación? Javier Bauluz responde, Periodismo Humano es una organización sin ánimo de lucro que dependerá de su base social para ser independiente y viable. La información comprometida y de calidad sólo es posible si parte de la responsabilidad compartida entre profesionales y sociedad.

Al salir del auditorio de la Casa Encendida noté como una vieja idea recuperaba su fuerza: que las utopías dejen de serlo está en nuestras manos. Y es una idea compartida:

Anuncios

Etiquetas: , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: