Guerilla de Comercio Justo

by

Hace tres años, por estas fechas, yo estaba realizando una beca de la Unión Europea que se llama Servicio de Voluntariado Europeo (una beca que recomiendo mucho si tienes entre 18 y 30 años) y gracias a la cual pude pasar 12 meses trabajando en una pequeña tienda de Comercio Justo de Lund (sur de Suecia). Bueno, no es solo una tienda, es una asociación que también organiza viajes de ayuda al desarrollo, campañas,…algo así como SETEM pero en pequeño. La Comunidad SETEM no existía todavía así que no pude ir contando mis experiencias “en directo” pero el hecho de que hayan pasado tres años me permite mirar aquella época con un poco de distancia y contaros el proyecto mas divertido –  y quizás con mas impacto – en el que estuve involucrado aquel año: La Guerrilla de Comercio Justo. Guerrilla pacifista, por supuesto, ya que nuestras únicas armas fueron pinturas de colores y palabras.

¿De que se trató? Después de un invierno frío y oscuro, un grupo de amigos del Comercio Justo  aprovechamos uno de los primeros días de sol para reunirnos en la plaza mas céntrica de la ciudad, pintarnos las caras de colores y, una vez listos, ir por las tiendas de la ciudad – tiendas de todo tipo – preguntando simplemente, de donde venían los productos que vendían en los estantes y en que condiciones laborales y medioambientales habían sido producidos. Recibimos pocas respuestas con sustancia, la mayoría no sabían nada, la mayoría, por supuesto, eran empleados que no tenían ninguna voz ni voto en la elección de productos que la tienda en cuestión tenía a la venta.  Sobre todo cuando las preguntas las hacíamos en el H&M y otros mounstros del estilo. Pero aquel día lo importante no fueron las respuestas (que apenas hubo) sino las preguntas: por un lado nuestras preguntas, muy sencillas y completamente legítimas pero – según muchos de los dependientes  – preguntas que nunca antes habían recibido. Por otro lado, también, las preguntas de la gente, los propios dependientes, que nos preguntaban quienes éramos y de que iba todo esto, y otras personas, gente que andaba comprando, vecinos que paseaban por la plaza y que nos veían pintándonos las caras y se paraban a preguntar.

Aquella fue la primera acción de la Fair Trade Guerrilla. Un año después hubo una segunda acción en la que yo no pude participar.¡Fue una pena perdermela!

Pero la Fair Trade Guerrilla, en realidad, no necesita ni de pinturas ni de reuniones en plazas (aunque esas son cosas que están muy bien), basta con que seamos preguntones cada vez que vayamos a comprar. Sencillo, ¿verdad? Bueno, sí, pero luego hay que hacerlo.

Otra acción que hicimos en Lund, que no la bautizamos como Fair Trade Guerrilla pero que en realidad se trataba también de eso, quizás una guerrilla aún mas efectiva, fue la de elegir “la cafetería de la semana”. En esta acción no nos pintábamos las caras ni nos reuníamos en grupo sino que simplemente elegíamos una cafetería, la cafetería de la semana, y decidíamos que durante esa semana iríamos a tomar café a esa cafetería y pediríamos cabe de Comercio Justo. La cafetería elegida, por supuesto, no servia café de Comercio Justo. Éramos un grupo de alrededor de 15 personas los que estábamos coordinados. ¿Cuantos de los 15 iban a tomar café? Depende, a veces 5, a veces 8, pero 5 u 8 son muchos en una misma semana. Con la acción conseguimos que un par de cafeterías ofreciesen café de Comercio Justo. No que se pasasen al café de comercio justo “en exclusiva”, pero si que lo ofreciesen a los clientes como una posibilidad.

Estas fueron nuestras palabras después de la primera acción de “la guerrilla”:

”Fairtrade Guerilla began when we erased our faces from our faces and instead we got new faces: the faces of those who create the wealth that we waste regularly, the faces of those producers that live far away from here, far away from our wealthiness. We got their faces, their voices, their legs and their hands, and with their inspiration we went in to the crowded shops and cafeterias and asked for their/our rights.”

¡Fue divertido aquél año!

Saludos desde Suecia

/Miguel

Anuncios

Etiquetas: , ,


A %d blogueros les gusta esto: