“Creo que el mundo de verdad debe cambiar” Clara López

by

Reproducimos al completo las entrevistas de Canal Solidario a 4 de los/as voluntarios/as de SETEM que acaban de volver de Campos de Solidaridad.

Elena Amilibia. Perú

Edad: 23 años. Profesión: Estudiante de Psicología

Tareas en el Campo de Solidaridad : El mes compartido con la comunidad de Barranquita me permitió acercarme y trabajar especialmente con dos colectivos que, para mí, son lo más bonito que hay: las mamás y los niños. Organizamos todas las tardes un pequeño taller de escritura y comprensión lectora. Hicimos un informe de cada niña y cada niño para luego facilitárselos a Lucero, la misionera que nos acogió en su hogar. Nuestra labor más importante fue detectar casos complicados y dolorosos para ponerles en contacto con profesionales del centro de salud.

¿Por qué te iniciaste en este tipo de proyecto?
Siempre he sentido una gran inquietud por acercarme y conocer de cerca culturas y realidades distintas a la nuestra. Es como una llamada intensa y esencial que siento en mi interior y a la que necesito dar respuesta. Para mí son experiencias muy necesarias, que me ayudan a abrir la mente, a desarrollar un profundo respeto hacia otras culturas, a valorar lo realmente importante… Vivencias que me marcan y me construyen como persona.

¿Lo habías hecho en otras ocasiones?
Hace dos veranos tuve la suerte de participar en un campo de trabajo organizado por los Padres Blancos / Hermanas Blancas en Tánger. Para mi aquella fue una experiencia preciosa y de gran aprendizaje vital.

¿Lo repetirías?
Siempre que pueda repetiré, aunque espero tener la oportunidad de disfrutar de una vivencia de mayor duración.

¿Qué ha sido lo mejor?¿Y lo peor?
Lo mejor es compartir la vida con la gente del país al que viajas; disfrutar de su cariño, de su acogida, conversar con ellos, jugar con los niños, conocer sus costumbres, su entorno, su forma de vida, etc. Más que de lo peor, hablaría de lo doloroso. Hacer este tipo de viajes también supone sentir tristeza, rabia y dolor en algunas ocasiones. Hemos conocido situaciones duras e injustas. Produce mucho dolor, pero también es necesario sentir y compartir con ellos ese dolor, para luchar con mayor fuerza y convicción por un mundo más humano.

Diego Gutierrez. Etiopía

Edad: 36 años. Profesión: Controlador aéreo.

Tareas en el Campo de Solidaridad : dar clases de inglés a las alumnas del Good Samaritan Training Center y al personal del centro. Como llevé mi cámara fotográfica, la directora del centro me encargó la tarea de fotografiar al personal para incluir las fotografías en su boletín anual. Además ayudé al personal de la oficina en cuestiones de informática y tareas de oficina.

¿Por qué te iniciaste en este tipo de proyecto?
No he vivido una vida muy activa en ONG, salvo ser miembro de algunas como socio y pagar mis cuotas o firmar alguna que otra acción por Internet o por carta, justo al contrario que mi pareja. Ella me propuso asistir al campo y me pareció una buena idea para entrar en contacto con el mundo del voluntariado.

¿Lo habías hecho en otras ocasiones?
No, ha sido la primera vez.

¿Lo repetirías?
A día de hoy pienso que no. El objetivo de los campos es sensibilizar y concienciar y eso es algo que no creo que se consiga a base de repetir experiencias una y otra vez. Creo que es importante dejar el camino libre para los que aún no la han vivido. Si deseo volver a Etiopía o a algún otro sitio será de otra manera, no con los campos de solidaridad.

¿Qué ha sido lo mejor? ¿Y lo peor?
Si tuviera que quedarme con una sola cosa buena de esta experiencia sería la facilidad con la que aquellos con los que nos hemos relacionado nos han regalado su afecto, sin esperar nada a cambio. Lo peor ha sido ser consciente una vez más de las grandes desigualdades que se observan en todos los sitios, y que en Etiopía se muestran con toda su crudeza, sin maquillaje.

Clara Lopez y Sara García. Nepal

Edad: 28 años y 25 años Profesión: Filóloga árabe y Diseñadora gráfica, Publicista.

Tareas en el Campo de Solidaridad : Hemos prestado nuestro apoyo a la ONG CHILDREN-Nepal. Esta organización lleva años trabajando con la infancia desfavorecida de Nepal, y una de sus ramas de trabajo es también el Comercio Justo, a través de la organización `Suryamukhi Handicrafts´. Puesto que nuestro perfil está relacionado con la comunicación y el diseño, el trabajo principalmente se ha basado en esas áreas: hemos ayudado a traducir la web al español, hemos diseñado la planificación de un stand para una feria de Comercio Justo, hemos elaborado un inventario online y hemos diseñado una nueva línea de productos para `Suryamukhi Handicrafts´.

¿Por qué os iniciasteis en este tipo de proyecto?
C.: Desde que era niña siempre he sentido que era importante hacer cosas por los demás, y nunca he llegado a entender muy bien porqué la gran mayoría de la sociedad ha estado siempre parada viendo masacres en los telediarios y haciendo donativos en Navidad. Supongo que es idealista, pero creo que el mundo de verdad debe cambiar, y que somos las personas de a pie las que lo tenemos que hacer cambiar.
S.: Lo que me empujó fueron las ganas de vivir en primera persona la situación de países del Sur. Aunque somos conscientes, en ocasiones se nos olvida que el ritmo de consumo o de vida que llevamos aquí no es lo normal y que en el mundo hay una desigualdad terrible. También sentía que era el momento de tener una experiencia vital fuerte que me ayudara a poner en orden mis prioridades y conseguir vivir desde el Norte de una forma más justa y coherente.

¿Lo habíais hecho en otras ocasiones?
C.:Mi primera experiencia como voluntaria fuera de España la tuve con 19 años en Portugal, en un centro para niños en riesgo de exclusión social. Repetí la experiencia un año después, pero poco a poco el gusanillo de seguir con esto e ir a otros destinos se fue haciendo más grande, hasta que en el 2007 me decidí y participé en los Campos de Solidaridad de SETEM y viajé a India. Tuve una experiencia tan buena que quise repetir el verano pasado.
S.: Sí. Mi tío es misionero en Ecuador y ha puesto en marcha bastantes proyectos interesantes sobre educación o microcréditos con indígenas. Hace cinco años fui en mis vacaciones a conocer algunos de los proyectos en la zona de la selva amazónica.

¿Lo repetiríais?
C.: Sí, sin duda. Y espero poder hacerlo pronto e incluso llegar a dedicarme profesionalmente de algún modo a la cooperación.
S.:Sí, sin duda, animo a todo el mundo a que se lancen a vivir en primera persona el Sur. Es una experiencia vital muy enriquecedora ya que cambia la perspectiva de muchos temas.

¿Qué ha sido lo mejor? ¿Y lo peor?
C.:Lo mejor, sin duda, las personas que he conocido allí y que me han dejado huella (y a las que sé que yo también he dejado la mía). Y lo peor es venirte con esa horrible sensación que te dejan las despedidas, y más cuando son tantos los kilómetros de distancia y no sabes a ciencia cierta cuando podrás volver.
S.: Lo mejor ha sido lo auténtico de la experiencia: conocer en primera persona la realidad de un país del Sur sin intermediarios, la cultura, vivir según sus costumbres, y ver que todavía hay partes del globo donde permanecen valores tan importantes como la familia. Lo peor es ver las desigualdades tan fuertes que existen entre nosotros simplemente por haber nacido en un hemisferio u otro. Y más aún, darte cuenta que mejorar su situación es un camino realmente complejo.

¿No te apetecería vivir tu propia experiencia en los Campos de Solidaridad de SETEM?

¡¡ANÍMATE!!

Anuncios

Etiquetas: , , ,


A %d blogueros les gusta esto: